Puede interesarte ...

viernes, 7 de diciembre de 2007

Técnicas para comprar y ganar (I)

Buenas de nuevo,

Para empezar os diré que hay muchas técnicas para comprar y ganar. En realidad son filosofías, más eficaces o menos según qué casos.

Por ejemplo, unas son eficaces en objetos poco interesantes, sin embargo, no tienen validez en objetos donde hay muchas pujas.

Vamos al primer caso:

Caso 1. Objeto poco interesante (p.e. un bolígrafo o un tebeo)

En este caso, sabemos que no va a haber muchas pujas, y de hecho, nos interesa que esto siga así, por lo que lo mejor será esperar a último momento para pujar .

¿Por qué? Pues muy sencillo. Cuando antes empiece la guerra, más subirá el objeto, y lo que nos interesa es que suba poco. La única forma de que esto ocurra es pujar el último día. Hay gente a la que le mola competir, la lucha con otro, y no el objeto en si. Cuando no hay rival, no tiene sentido la lucha. Cuanto menos tiempo de lucha hay, menos sube el artículo.

Además, ocurre algo curioso. La gente no puja por lo que realmente estaría dispuesta a pagar, sino por menos, y va subiendo poco a poco sus pujas, y al final acaba pagando más de lo que en un principio tenía pensado. Es muy curioso el mecanismo mental para las subastas, pero un artículo que en un escaparate convencional no tendría atracción ninguna, en una pequeña contienda por su adquisición cobra mucho más valor. De ahí que muchos vendedores animen el cotarro entrando ellos mismos a autopujarse y creando un rival inexistente.

Caso 2. Artículos caros con muchos pujadores.

En artículos de colección o artículos raros y con muchos interesados, da igual que entres o no. Habrá alguien que lo haga por ti, y casi seguro que el artículo subirá en los primeros días, y se duplicará y triplicará el último día. Da igual lo que hagas, y si lo quieres de verdad, tendrás que pujar fuerte. Aunque volvemos a lo dicho en el caso anterior. Si pujas fuerte desde el principio, tendrás que asegurarte de que serás el loco más loco de toda la subasta, el que ofrezca un precio desorbitado que supere a los otros locos. Y créeme, cuando se juntan dos locos en la misma subasta, todo puede pasar.

Yo suelo pujar por artículos retro, y cuando a dos nos falta el mismo ordenador y tenemos pasta, el ordenador sube hasta límites insospechados. Ahí se debería imponer la cordura, y pensar que ya saldrá otro ... pero a veces es difícil mantener la sangre fría. No obstante, hay un momento en que uno ve que debe parar, pues si una cosa que en términos normales va por 30 Euros y llega a 120, es señal de que al menos uno de los pujadores va muy puesto, y es mejor no entrar a luchar. Como mucho, conseguirás subirle el precio final que pague, pero estate seguro de que tú no te lo llevarás.

En este tipo de subastas, que suelen quedar bastante altas, y suelen empezar por 1 Euro, es normal "saludar" al principio de la misma con una pequeña puja a modo de presentación. Es un código no escrito entre caballeros que van a batirse en subasta. Es más, algunos ya somos conocidos en esos mundos, con lo cual los otros ya saben si vamos en serio o no y hasta donde podemos llegar. A algunos les sirve como señal para retirarse y no encarecer el artículo a lo tonto. También se suele dar el caso curioso de que hay temporadas en que varios estamos detrás del mismo ordenador, y una vez que todos lo hemos conseguido (los coleccionistas serios), el artículo pierde su caché automáticamente, y de pasar a costar 120 Euros de media (como los CPC 664) a veces se quedan por 30 Euros e incluso menos. Son fluctuaciones del mercado y es normal. Casi siempre aparecen rachas en que baja la demanda de un artículo y la oferta se mantiene. Si no queremos gastarnos mucho dinero, es bueno esperar.


No hay comentarios: