Puede interesarte ...

sábado, 23 de mayo de 2009

El fin del Rastro madrileño

El Ayuntamiento de Madrid lleva tiempo intentando acabar con el Rastro madrileño. Eso es algo que a nadie se le escapa. Cada vez es más pequeño, con menos puestos, menos diversidad y con menos artículos raros. Ya tiene poco de Rastro y cada vez se parece más a un market londinense, donde se venden 5 artículos y medio, y el resto de los puestos es una sucesión de los mismos artículos una y otra vez. ¿Presión de las grandes superficies?

El Rastro más típico y encomiable de Madrid y quizás tambien de España. El Rastro de los domingos, el Rastro de Cascorro, el Rastro de los cromos, ... el Rastro de los mil nombres, o sencillamente "El Rastro".

¿Y por qué esa sensación de fin del Rastro? Bien, pues hay varios factores, aunque los motivos nadie los conoce exactamente. Sin embargo resulta obvia la persecución, a saber:

  • Desde hace años no se conceden nuevas licencias para poner puestos los domingos. El caso más representativo de esto es el de José Rojo, que lleva más de 17.000 peticiones al ayuntamiento solicitando un puesto, sin que le hayan contestado.

  • La única forma de conseguir un puesto hoy en día es por herencia directa de uno de los padres. Es decir, que si una persona tiene un puesto actualmente, la única forma de que su familia lo conserve, es por descendencia directa hacia un hijo suyo (no valen hermanos o padres).

  • El área de puestos es cada vez más pequeña. Los que lo han conocido en los 80 y antes, cuentan como el Rastro se extendía por debajo de la Ronda de Toledo, hasta llegar casi a la M-30. Hoy en día los límites del Rastro son la Plaza de Cascorro por el norte y por el sur la Ronda de Toledo.
Aunque está claro que finalmente desaparecerá, esperemos que esto no ocurra hasta dentro de 50 o 60 años como mínimo.

No hay comentarios: