Puede interesarte ...

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Gloria

Hoy voy a dedicar una entrada a una persona llamada Gloria. Gloria es una persona entrañable. Amable, atenta, y muy conocedora de su trabajo. Gloria es mi cartera, la que me trae el correo y los paquetes. Es bastante rápida y eficaz, conoce a la mayoría de los vecinos de su ruta, sabe las particularidades de cada portal, y si alguna carta llega con la dirección incompleta, da lo mismo: ella sabe de qué vecino es. En mi caso particular, me trae todos los paquetes, si no estoy, los deja en casa de mi madre, que vive en un portal cercano, y si  tampoco está, sabe a quien dejarlos para que yo no tenga que ir a Correos a buscarlo. 

Gloria lleva repartiendo el correo en mi barrio desde hace bastantes años. No hemos sufrido practicamente ningún error por su parte, y si alguna vez ha habido alguno lo ha subsanado sin que nos demos cuenta. Siempre viene de buen humor, aunque sé positivamente que hay algunos vecinos impertinentes y algo pasados de rosca (y de años) que a veces la regañan "porque no le echan el correo del banco en su buzón" (los abueletes no saben que ese correo lo llevan otras agencias, creen que todo lo reparte "el cartero de siempre"). Aunque no es rencorosa, es cierto que sabe ser agradecida, y reparte de mejor grado a la gente que la trata bien que a la que la habla por encima del hombro "porque su sueldo sale de sus impuestos y lo que paga". Lo cierto es que cuando tratas con el público te atienes a cosas así, y cuando es gente mayor, y sobre todo, inculta, puede llegar a ser desagradable (a veces le toca hacer el recorrido de Nancy y eso sí que es lo peor que le puede pasar, ya que los gitanos no suelen valorar el trabajo de nadie, ya que todo es gratis y tienen derecho).

A veces bromea con las cosas que compro por Internet. En cierta ocasión compré un artículo que venía en un blister abultado por abajo y estrecho por arriba, y estuvo bromeando con los otros carteros sobre si sería una prótesis para simular pecho. Nos reímos bastante ese día. Yo la he ayudado en alguna ocasión cuando quiere comprar algo por Internet y no sabe donde, o cómo localizar el artículo.

Me llama la atención que en mi bloque es costumbre darle aguinaldo a la señora de la limpieza por Navidad, y sin embargo a la cartera no se le da nada (ni un mísero regalo de parte de la comunidad), cuando creo que ambas funciones son igual de importantes (si tuviera que quedarme sólo con una de las dos, preferiría el correo). Si atendemos a las propinas que se dejan en algunos sitios, por ese motivo se debería dar propina en el supermercado al señor que te dice donde encontrar los artículos, o al mecánico que te ha arreglado el coche, o a la señora que te vende el bonometro en la taquilla. En alguna ocasión le hemos hecho algún pequeño regalo en Navidad a título personal de mi familia, para que vea que ella no es sólo "la del correo". Supongo que todo en la vida es recíproco. Si tú tratas bien, te tratan bien. Si tú tienes atenciones, tienen atenciones contigo. Hay quien puede pensar que hay otra manera, pero me da que esta es la única.

Si tenéis la suerte de tener un cartero como Gloria, si no a la misma Gloria, sabréis lo bueno que es, ya que tendréis la seguridad de que vuestro correo nunca se perderá ni le pasarán cosas. Además, si uno imagina que al menos la mitad de la plantilla de Correos es así de buena, respira mucho más tranquilo.

¡Gracias, Gloria!



Otros artículos recomendados. Si te ha gustado este, te gustarán estos también:




2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Subastador Digital dijo...

Comentario eliminado por meter spam