Puede interesarte ...

lunes, 9 de noviembre de 2009

Las subastas a la baja de Tulipp fracasan estrepitosamente

Muchos recordaréis la historia de las subastas a la baja de Tulipp. Aunque aquí no nos hicimos eco por considerarlo humo, sí que hicieron bastante ruido en los medios de comunicación. De hecho hubo varias noticias enviadas a Meneame, si bien sólo las más realistas alcanzaron la portada.

Por si no lo sabéis, Tulipp es un sistema de venta de pisos e inmuebles mediante subastas a la baja. Supongo que lo de subastas a la baja (o subastas inversas) ya os sonará, porque hemos hablado algunas veces de este tipo de subastas en este blog, y aunque no tendría por qué ser así en teóría, lo cierto es que en la práctica las subastas a la baja en Internet suelen estar asociadas con timos o con negocios poco claros. Esta ocasión no es una excepción, porque el escándalo ha saltado ahora denunciando que las subastas de Tulipp partían de un precio de salida hasta un 30% superior al que tenía la vivienda antes de anunciarse en dicho medio. Esta estrategia de venta per-se no es ilegal, siempre y cuando no se oculte ese dato. Cualquier comprador tiene que tener dos dedos de frente y saber si el precio le interesa o no, con independencia del precio que tuviera antes. Sin embargo, la publicidad del "Yo no soy tonto" ha hecho bastante daño, porque deja en evidencia que una parte muy grande del mercado sí lo es. Eso agudiza el ingenio de quien intenta llevarse una parcelita de ese mercado de tontos potenciales, y es así como surgen este tipo de chiringuitos. Que insisto, no tienen nada de ilegal y tampoco me parecen de mala moral por lo dicho anteriormente. Pero son negocios que van enfocados a gente con pocas luces y que por ende, tienen todas las papeletas para ser problemáticos.

La teoría

El funcionamiento de Tulipp en teoría era que ellos ponían a disposición del vendedor la plataforma de venta, la web, la publicidad y traían a los compradores. El vendedor podía poner en esta web sus inmuebles y subastarlos al mejor postor. El vendedor colocaba su inmuebles, el comprador cogía un chollo y la plataforma de subastas se llevaba su comisión sobre la venta. Hasta aquí, todo correcto, y la idea promete ser buena. Pero como todas las ideas, son buenas en su concepción, y se tuercen al ponerlas en práctica.

La práctica

La práctica era algo distinta, pues aunque en esencia funcionaba igual que la teoría, lo que proporcionaba el beneficio a Tulipp era precisamente la cuota de anuncio (cuota que también tienen otros portales como eBay y que es ampliamente criticada). La cuota no era moco de pavo, 3.210 Euros. Si hablamos de un inmueble de 600.000 Euros, tiene un pase, pero si hablamos de casas de 240.000, resulta un poco excesivo, como de hecho era excesiva la comision de algunas inmobiliarias que en pleno boom de las casas se llevaban hasta 24.000 y 30.000 Euros por la venta de una casa, en la que su única aportación había sido enseñar el piso 2 o 3 veces y darle una plantilla al comprador y vendedor para arreglar los papeles. En resumen, que los 3.210 Euros que pagaba el vendedor, luego los repercutía (junto a un pequeño plus) al precio de salida de la vivienda. Es decir, que una casa que se vendía por 240.000 Euros en Idealista, salía a precio de salida 270.000 en Tulipp. Y volviendo a lo dicho arriba, hasta aquí nada de inmoral. Cada cual hace de su capa un sayo si quiere. La parte criticable es que en estas subastas se admitía precio de reserva. Es decir, que si bajaba hasta un punto que nadie la había comprado, era retirada de la venta. Si Tulipp hubiera tanto éxito como ellos mismos prometían y auguraban a los vendedores, seguramente el precio de reserva no tendría razón de ser ni impacto sobre la subasta, porque nunca bajaría tanto hasta alcanzarlo. Pero es que si ya en la primera venta de pisos de Tulipp de 220 pisos colocaron 22, en la segunda y última subasta de pisos de Tulipp no se colocó ni uno. Es decir, que el precio de reserva consiguió rescatar esos pisos antes de que se malvendieran.

Así que en la práctica, sólo ganaba Tulipp, que se embolsaba los 3.210 Euros pasara lo que pasara. El vendedor palmaba pasta como un campeón y el comprador se quedaba como estaba, pues entre el aumento del precio de salida del inmueble y el precio de reserva, el piso que ansiaba nunca llegaba a bajar hasta lo que estaba dispuesto a pujar. Ni fu ni fa.

A nadie se le escapa a estas alturas que Tulipp era muy consciente de que su negocio, aunque legal, no era demasiado limpio puesto que tenía un precio de salida más alto que el valor del piso (pase) y precio de reserva. Tulipp auguraba un éxito que nunca llegaba y el promotor de la casa era quien se dejaba los cuartos. Interrogado el presidente de Tulipp al respecto, Zanoletty dice desconocer estas estrategias de venta por parte de los vendedores, a los que ha llamado "tramposos". En este punto, hacerse el loco y alegar desconocimiento, tiene un pase, pero llamar tramposos a tus clientes no me parece una política buena ni que depare un futuro muy glorioso. Ahora dice que va a dedicarse a las subastas al alza. El caso es que si sigue usando las mismas tácticas de venta y se sigue juntando con las mismas compañías, es muy posible que le vuelva a ocurrir lo mismo. De momento ya se ha desligado de Tulipp.

Referencias:
Burbuja.info [2]
El Mundo
Idealista





2 comentarios:

ErinmoreG dijo...

Hola sr.

Gracias por su blog y su artículo.

Comentarle que, aunque este proyecto de subastas al que se refiere su artículo, se refiere al Sr. Zanoletty hijo como director, hemos de decir que es el sr. Zanoletty padre el gestor y cabeza pensante del proyecto.

Bien su sr. padre tiene una larga carrera dentro del sector bancario e inmobiliario y siempre en puestos de responsabilidad. Sin embargo en su currículum se puede leer el largo camino de empresas por las que ha pasado el sr. Zanoletty senior, así como omite fracasos empresariales sonados como fue una inmobiliaria que tuvo en Alicante a primeros de los 1990.

Mi reflexión es, ¿ es tan confiable y tan gurú del sector inmobiliario como para haber pasado por tantas empresas en relativamente poco tiempo en cada una de ellas y omitir detalles de fracasos en su C.V.?

Particularmente, no confío en este sr., su padre de...

Grtacias

Subastador Digital dijo...

Gracias por tu comentario, ErinmoreG.