Puede interesarte ...

viernes, 13 de marzo de 2009

La jugada Paypal se extiende como la pólvora

La jugada Paypal, ya descrita en este blog hace bastante tiempo, ha dejado de ser patrimonio exclusivo de países latinos como España, Italia o Grecia para pasarse también a Estados Unidos. Recordemos que este timo es muy fácilmente realizable y depende exclusivamente de la sangre fría del comprador, que sabiendo (o ignorando) que el dinero reclamado se lo quitarán al vendedor, no duda en mentir o incluso involucrar a la entidad de crédito para recuperar el dinero.

Ultimamente es alarmante la presencia de esta estafa en la sección de complementos de eBay, ya que bolsos y zapatos son objetos de estos fraudes. Tienen en común que suelen ser objetos de diseño, con precios muy caros, y en los que existen muchas imitaciones en circulación, si bien suele ser raro el caso de denuncia por imitación real (casi siempre son casos inventados para recuperar el dinero).

Como muestra de todo ello, vamos a ver varios casos que han surgido durante este año 2009, si bien son más frecuentes de lo que cabría imaginar. La señorita de la foto es Lisa Wright, quien tuvo la mala suerte de vender un bolso de Louis Vuitton a través de eBay. Según las palabras de la propia Lisa, fue a Europa de viaje por su cumpleaños. Una vez en Francia compró varios bolsos para regalar en la tienda de Louis Vuitton de Niza, como muestra su factura. Sin embargo, de vuelta en USA se dio cuenta de que había comprado más de los que necesitaba, así que intentó vender los sobrantes.

Así que ya en Atlanta, puso a la venta un bolso Watercolor Speedy 35. El 1 de diciembre de 2008, una mujer de California hizo la puja más alta y ganó la subasta. Pagó con tarjeta de crédito los 1.250$ de la puja más 25$ en concepto de gastos de envío.

La parte mala vendría a partir de ese momento, pues al pedirle amablemente a la compradora que la votara, le contestó que quería devolver el bolso porque no le gustaba. Lisa le recordó que la subasta suponía una venta final sin posibilidad de retorno. Aún así la compradora insistió que el bolso era demasiado grande para ella, ofreciéndole 100$ más por las molestias. La vendedora aún así insistió en su postura, sin pensar que eso sería su perdición y el comienzo de su tormento.

Pero el 31 de diciembre Paypal le comunica a Lisa que la compradora ha pedido a la empresa de su tarjeta que cancele el pago (he aquí el famoso timo Paypal), ya que según la compradora, el artículo no se ajusta a la descripción de lo que compró (¿¿??). Lisa no podía der crédito a lo que leía, porque la compradora siempre le había dicho que el artículo que había comprado era justamente lo que ella pensaba que era.

Aunque reclamó a Paypal explicándole el caso y reenviándole correos, Paypal hizo caso omiso y el 6 de enero le quitaba de su cuenta 1275$. Por si fuera poco, Paypal le quitó "por error" otros 1200$, aunque posteriormente se los devolvió.

Ya en febrero Paypal le comunica que están "estudiando si la compradora tendría que devolverle el bolso" (¿como se concibe que una persona quiera el artículo y el dinero a la vez?). Sin embargo a últimos de febrero, Lisa seguía sin dinero y sin el bolso.

Spotlight se tomó la molestia de pedir la versión de la compradora, y para eso contactó con Mary Trinh, quien mantiene la versión de que ella quería enviarle el bolso de vuelta a la vendedora, pero que "su entidad de crédito y Paypal le aconsejaron que no lo hicieran hasta finalizar la investigación" (investigación que como se puede ver nunca existió más allá de los trámites mecánizados que se llevan a cabo por los robots). Desgraciadamente, este caso es muy frecuente. Según la compradora, el 17 de febrero ella envió el bolso a la dirección de Paypal en Dallas. Sin embargo la vendedora nunca recuperó su bolso.

Trinh dice que nunca lo llegó a usar, porque "no le gustaba" (entonces ¿para qué lo compró? Ya tenemos dos excusas, y todavía falta alguna más ... sigan leyendo).

Trinh, de origen Vietnamita, dijo que "el proceso de la disputa fue muy estresante por su dificultad para comunicarse, porque "tiene problemas con el inglés", tal como afirmó (¿como compra una cosa que está en inglés si no sabe lo que pone?).

Como guinda, al final añade lo siguiente:

Ella dijo que la principal razón para devolver el bolso era su tamaño, pero posteriormente cambió su versión dudando de su autenticidad, a pesar de tener la factura de Wright que atestigua estar comprado en la tienda Louis Vuitton, y que el asa del bolso tenía pinta de estar usada. (y 3 y 4 ... ¿alguna cosa más?).

Trinh dice que "nunca más comprará en eBay".

La historia completa en inglés la tenéis en AJC.com. Esta es una versión traducida para que podáis entender el contenido del artículo los que, como Trinh, la compradora del bolso, no sepáis mucho inglés. Las partes en paréntesis son comentarios nuestros ajenos a la noticia.

Visto lo visto, cabe hacer se las siguientes reflexiones:

¿Qué investigación hizo Paypal, si la decisión la tomó unilateralmente la compradora a través de su entidad de crédito?

Si la compradora ya tiene su dinero de vuelta ¿qué se supone que iba a hacer Paypal? En teoría no puede hacer nada, ya que no es un banco, sino una Entidad de Dinero Electrónico, y como tal no puede crear dinero. La vendedora estaba "vendida" (valga la redundancia) desde el principio.

Si la srta. Trinh no sabe inglés ¿qué hace comprando artículos tan caros en un idioma que no entiende?

¿Como es que la señorita Trinh cambió hasta 3 veces su versión? ¿Según la cosa se iba complicando e iba interviniendo más gente le entró miedo y por eso cada vez dice una cosa?

Pero aún así finalmente la situación se resolvió gracias a la mediación de Spotlight y de forma inusual Paypal decidió devolverle el dinero a la sufrida vendedora (sospechamos que más que por tener razón, por no seguir haciendo más ruido).

A la pregunta de "¿Como de a menudo ocurren sucesos de que el comprador cancele el cargo a su cuenta?" hecha a Paypal por Spotlight, los representantes de Paypal contestaron con un discreto "no podemos facilitar dicha información". No es difícil imaginar que esto es más frecuente de lo que todos quisiéramos. De hecho, preguntado un representante de Paypal sobre como es posible que el comprador pueda retener el artículo y el dinero a la vez, la respuesta fue: "Esto no pasa a menudo, pero cuando uno vende algo sabe que siempre hay un pequeño riesgo inherente en la venta, y este es uno de esos casos."

Por último, aún queda una pregunta por contestar. Si la compradora afirma haber devuelto el bolso a Paypal, y la vendedora no lo recibió, ¿donde fue a parar el bolso?

Pues parece ser que lo más seguro es que fuera destruido, según las palabras de Oldenburg, el portavoz de Paypal en este caso. Por lo que parece, la compañia de la tarjeta de crédito de Trinh le facilitó una dirección donde se destruyen los artículos que son sospechosos de ser falsificaciones. Por lo que se ve, en dicho departamento sólo se preocupan por destruir, sin comprobar la mercancía previamente.

¡Pobre bolso de Louis Vuitton!


Fuente: AJC/Spotlight
Fotografía: Joey Ivansco

No hay comentarios: