Puede interesarte ...

jueves, 6 de noviembre de 2008

2008: el año en que no hubo SIMO




Yo creo que a estas alturas de la película la mayoría ya lo sabe: este año no hay SIMO.

Llevábamos varios años (desde el 2004 tal vez) que el SIMO tenia visiblemente menos expositores y la superficie de feria se estaba reduciendo. Bueno, hasta ahí nada fuera de lo normal, porque lo del año 2000 fue mucha tralla, y se puede decir que ahí fue cuando el SIMO tocó techo (se pasó de 7 a 8 pabellones, y luego hasta 10, justo los años 99 y 2000). Pero poner un stand aunque sea enano costaba mucho dinero, y si lo pones, lógicamente era para rentabilizar la inversión.

Aunque el SIMO se ha querido vender todos estos años como la "feria para los profesionales de la informática", el ocio y el mercado de consumo ha tenido gran visibilidad dentro de la feria, hasta llegar a niveles de que la chiquillería que había corriendo por allí era insoportable. Nunca he entendido qué pintaban las Playstations en una feria profesional de informática, ni por qué esa forma de regalar cosas desproporcionada, especialmente por parte de las Telecos (sobre todo Telefonica y cuando existían, Terra y EresMas). Tú no puedes enfocar la feria hacia 2 mercados enfrentados. O va para el mercado doméstico, o va para el mercado profesional, pero para los dos no puede ser. De hecho, si alguno ha ido a otra feria profesional de las que tiene lugar dentro de IFEMA, por lo general suelen estar enfocada hacia mercados profesionales (p.e. Intersicop, la feria de la pastelería, nunca verás otra cosa allí que no sean pasteleros y panaderos) y lo bueno de esas ferias es que: 1. No es nada fácil entrar ni conseguir entradas. 2. Aunque entres te va a dar lo mismo porque ni te van a regalar nada ni te va a gustar lo que te enseñen. 3. No te van a hacer caso si no tienes un negocio.

Pero la idea que ha subyacido todos estos años es que el SIMO era la "feria de los regalos", y eso a mí como profesional del sector me ha jorobado bastante, pues el regalar tanto boli, tanta pegatina y tanta chorrada inútil ha redundado en que no se pudiera ni andar por los pasillos de Ifema y todos los críos estuvieran por allí a ver que podían llevarse. Que aunque lo abrieran 2 dias y medio para el público en general, recuerdo las primeras ediciones del SIMO a las que fui, allá en el 1994, cuando el día de público era el domingo (sólo hasta las 3) y todavía se podía andar tranquilamente por los pasillos.

A lo que voy es que lo que ha pasado dificilmente se puede achacar a la crisis. La ausencia de expositores era patente desde hace años (de hecho, no sé si algunos os habéis dado cuenta de que Sun Microsystems nunca ha venido a la feria, sencillamente porque nunca ha visto que eso le pudiera beneficiar de manera alguna) y cada año va a menos, hasta verse las cosas curiosas de estos últimos años, como que Microsoft cogiera una pabellón entero y Microsoft otro. La única decisión coherente que se ha tomado fue llevarse el e-life a otro pabellón y hacerlo como lo que es, una feria independiente organizada y patrocinada por El Corte Inglés, y dejar el resto de pabellones más o menos limpios, para lo que deben ser, una feria del mercado profesional de la informática. Los mayores clientes de la informática de negocio son los bancos, las telecos y las consultoras y hasta ahí sería lógico pensar que son los que tienen que estar en este tipo de ferias. Que vengan otras empresas a mostrar su hardware y su software también es lógico, porque puedes atraer nuevos clientes, pero que levante la mano el que haya conseguido vender su producto en el SIMO o gracias al SIMO. Por Dios, si recuerdo que en el 2002 compré un antivirus llamado Norman por 6 euros porque me regalaron una caja de nubes de un metro de alto (de verdad que si yo fuera el creador del antivirus lloraría de rabia de ver como mi programa es el regalo de una golosina como si de una revistilla de kiosko se tratara).

Otro tema que clama al cielo son las dificultades que ponia SIMO para acceder a los profesionales (en mi caso particular siempre he entrado gratis y reconozco que algunos años directamente me he colado, y eso pese a estar trabajando en empresas del sector, y tener que buscarme la entrada de alguna forma extraña, ya que a las consultoras no les regalan entradas, y eso que teníamos expositor en la feria). Veias profesionales en la puerta luchando con la tonti-azafata intentando demostrarle de todas las formas posibles que eran auténticos profesionales, y la tía erre que erre. Que si no trae una tarjeta de visita no le pueden dejar pasar (como si las empresas te dieran tarjetas de visita cuando empiezas a trabajar para ellas) mientras veian niñatos con la gorra para atras que entraban sin ningún problema por delante suyo.

Así que finalmente el SIMO ha tenido que cerrar este año (y lo ha anunciado a 2 semanas de su apertura, han aguantado hasta el último momento) y mucho me temo que tendrá que "reinventar el concepto" o "reinventarse a si misma" (conceptos muy en boga hoy en día pero que vienen a decir que o cambian de tercio o no se comen un colín). Esto no es nuevo y ya les ha pasado otras veces. ¿O no sabéis lo que quieren decir originalmente las siglas de SIMO?

Justamente, Salón Internacional del Mobiliario de Oficina.

P.D. La organización dice que no es que lo anule, sino que lo posterga hasta el 2009. ¿Alguien se cree que van a hacer 2 SIMOS tan seguidos?

No hay comentarios: