Puede interesarte ...

sábado, 26 de febrero de 2011

El cartero con Alzheimer de Riaza

Otra historia de terror de carteros. Curiosamente, esta historia tiene bastante en común con algunas secciones de la Administración Pública, donde para evitar perjudicar a una persona, no se duda en perjudicar a otras muchas (por aquello de la discriminación positiva y todo eso). Bueno, vamos al tema. 

En Riaza, hay una persona que padece Azheimer. Hasta aquí nada raro, ya que mucha gente padece Alzheimer hoy en día. La cosa se tuerce cuando esta persona ejerce como cartero, y con la enfermedad, sigue ejerciendo como si nada. Correos,  lejos de prejubilarle, darle una pensión por incapacidad o darle tareas de menor responsabilidad, le obliga a seguir repartiendo el correo, con los riegos ello conlleva. Las cartas y paquetes que porta este cartero con bastante frecuencia no llegan o no son entregadas en su sitio. Sin embargo, las personas que envían estos paquetes SÍ pagan el 100% de la cuota exigida por Correos, que recordemos que en España es una de las más altas de Europa, por lo que el enviador confía plenamente en la profesionalidad de dicho servicio y en que sus paquetes lleguen a destino. Lo que esta persona no se imagina es que el compromiso de Correos termina una vez que paga el envío. Al menos, en el caso que nos ocupa, pues la oficina de Riaza parece que no se toma muy en serio el servicio ofrecido. 

Para minimizar el daño producido, han decidido que a este cartero sólo se le va a dar como trabajajo el reparto en una sola calle, "para que se entretenga" (sic). Como si las personas que habitan en esta calle fueran ciudadanos de segunda, o no tuvieran derecho a recibir el mismo servicio que los demás. Me hace gracia que cuando las administraciones toman decisiones tan ridículas como esta, no eligen una calle céntrica de Madrid, no. Siempre se hacen estos experimentos en algún sitio donde los ciudadanos no cuenten mucho, véase Riaza en el caso que nos ocupa.

Toda la noticia está disponible aquí.

Fuente: El Mundo.



No hay comentarios: